Plagiocefalia

La plagiocefalia no es solo un problema estético

La plagiocefalia no es solo un problema estético

La plagiocefalia o deformidad craneal del bebé no es solo un problema estético, sino que, si no se previene ni se trata a tiempo y adecuadamente, puede derivar en un aplanamiento más grave de la cabeza que sí puede tener consecuencias a largo plazo en la salud y en el desarrollo de los bebés.

Lo cierto es que los casos leves de plagiocefalia pueden tratarse siguiendo unos sencillos consejos: como limitar el tiempo que el bebé pasa en superficies duras, practicar el tummy time o el porteo, o utilizar colchones que reduzcan la presión en su cabeza mientras duerme. Por supuesto, si piensas que tu bebé puede tener plagiocefalia, lo recomendable es que acudas al pediatra o a un profesional de la fisiotrapia especializado en esta patología.

Consecuencias graves de la plagiocefalia

Hay casos más graves de plagiocefalia en bebés que han estado asociados con otros problemas de salud. La deformidad en la forma de la cabeza puede alterar la posición de los ojos, las orejas y la mandíbula, lo que puede causar asimetría facial.

Además, la plagiocefalia puede estar asociada con una serie de problemas musculoesqueléticos, como problemas en el cuello (tortícolis) o en la columna vertebral (escoliosis), problemas de equilibrio e incluso problemas respiratorios y de alimentación debido a la posición de la cabeza y la mandíbula. También puede afectar al campo visual, oftalmológico, o entorpecer el proceso de aprendizaje del bebé, entre otras consecuencias.

Colchones diseñados para prevenir la plagiocefalia

Por todo ello, es importante detectar a tiempo la plagiocefalia y corregirla en el primer año de vida con medios no invasivos resultará de vital importancia para la seguridad del bebé y para la tranquilidad de los padres.

Todos los colchones de minicuna y cuna de Ecus Kids han sido diseñados para prevenir la plagiocefalia durante los primeros meses de vida del bebé. En concreto, nuestra gama de colchones Care, tanto en sus modelos de cuna como de minicuna o capazo, reducen hasta un 70% la presión ejercida por el colchón sobre la cabecita del bebé. Esto les ha permitido obtener el certificado sanitario europeo por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) que acredita que son los únicos colchones de cuna del mercado que previenen y corrigen la plagiocefalia.

Puede que te interese

¿Los bebés deben utilizar almohada?
Plagiocefalia: un problema, dos soluciones
De la cuna a la cama: ¿cuándo es el momento?
¿Debe preocuparme la plagiocefalia?