Consejos de descanso

Consejos para dormir mejor siendo mamá

Consejos para dormir mejor siendo mamá

La llegada al mundo de un bebé es algo maravilloso, pero puede ser agotador. Si preguntamos a cualquier mamá reciente qué es lo que más desea, nos dirá que dormir toda la noche de un tirón. Acoplarse a la forma de dormir de los bebés es difícil, ya que su sueño es muy fragmentado. Tanto si es tu primer, segundo o tercer hijo… La falta de descanso es siempre un problema para las mamás, sobre todo cuanto más pequeños son sus hijos.

 

6 consejos para que las mamás también duerman

  1. Duerme cuando el bebé duerme. O al menos inténtalo. Siestas de 20 minutos pueden ser suficientes para ayudarte a seguir con el día.
  2. Sal a la calle. Recuerda salir todos los días. El aire fresco te despertará y dará energía.
  3. Recuerda tomar la luz del sol. Sal a pasear a primera hora de la mañana si es verano o a mediodía en invierno. La luz natural del sol es buena tanto para ti como para tu bebé.
  4. Es mejor que pases un poquito de frío en casa que estar caliente. ¿Por qué? Porque un poquito de frío te mantendrá despierta y activa durante el día. Si tienes la temperatura alta en casa, estarás todo el día somnolienta y por la noche no podrás descansar.
  5. Vigila las comidas. Una comida copiosa puede hacerte sentir cansada y somnolienta todo el día. Evita, todo lo que sea posible, el chocolate y las barritas energéticas. Mejor opta por alternativas más saludables como fruta, verdura cruda o frutos secos.
  6. Mantente hidratada. La hidratación es importante, así que ten siempre cerca una botella con agua. Si te cuesta beber agua, puedes añadir unas rodajas de limón o naranja y hacerte tu propia agua de sabor.

 

Preocupaciones más frecuentes de las mamás que no dejan descansar

Además, en Ecus Kids sabemos qué es lo que roba el sueño a todas las mamás. Date cuenta y actúa para recuperar tu descanso:

  • Te da miedo no oír llorar al bebé. Te da miedo dormir de forma tan profunda que no llegues a oír el llanto de tu pequeño. Pero créenos, le oirás llorar. Y si no, siempre puedes tener un monitor de sueño o vigilabebés.
  • La pila de la colada nunca termina. Y hay que aceptarlo. Las tareas de la casa con un nuevo bebé no siempre están terminadas o pueden llegar a hacerse. Es más importante dormir y estar descansada para atender bien al bebé que aspirar la casa todos los días.
  • Las visitas que nunca acaban. Con la llegada de un bebé, las visitas pueden ser interminables. Todo el mundo quiere visitarte. Tan solo pon unos límites a lsa visitas. No te sientas mal por ello. Tu bebé debe descansar, y tú también.
  • Depresión postparto. Es normal que después de dar a luz muchas mamás tengan cambios de humor o puedan llegar a tener depresión postparto. No tengas miedo en comentar tu estado de ánimo con tu médico, te ayudará.
  • Hijos mayores que cuidar. Si en casa ya hay otros hijos mayores, cuidar de ellos sigue siendo una necesidad. Y dormir cuando el bebé duerme no siempre será posible. Así que aprovecha cuando duerma el bebé para estar con los hermanos mayores y dedicarles tu tiempo. Puede que tengan celos del nuevo bebé, por lo que es importante que les prestemos atención, juguemos con ellos, leamos un libro… para que no se sientan excluidos.

 

Recuerda que esta nueva etapa no durará para siempre. Llegará un momento en el que el bebé sabrá diferenciar el día de la noche, y poco a poco dormirá más horas seguidas. Entre nuestros consejos para dormir siendo mamá, no podemos olvidarnos del más importante: dedícate cada día unos minutos para ti. Da igual si es un baño de espuma, ir a nadar o al gimnasio 30 minutos, escribir, pintar… Con todo esto estamos seguros de que las mamás podréis dormir mejor cada noche.